viernes, 29 de agosto de 2008

DESCANSE EN PAZ ANTONIO PUERTA











Ayer hace un año que Antonio Puerta se caía desplomado sobre el césped del Sánchez Pizjuán, en el primer encuentro de liga que enfrentaba al Sevilla y al Getafe, un partido donde comenzó perdiendo los de Nervión y acabaron remontando, pero los jugadores no sabían lo que realmente estaba pasando en el Hospital donde se encontraba su amigo y compañero.
A los pocos días Antonio Puerta perdió el partido y acabó cerrando los ojos para siempre, en ese momento se puede usar el dicho que “no hay mal que por bien no venga”, puesto que beticos, sevillistas y todo el mundo se unieron en un luto que duró más de un día, donde se coreaba una y otra vez lo de “Antonio Puerta, lolololo, Antonio Puerta, lololo” y donde la puerta con el número 16 se llenó de velas, cárteles y camisetas en su honor (aun uno se emociona al recordar esos momentos de luto y ver a gente con camisetas del Betis y el nombre y número del jugador sevillano)
Fue un duro golpe para el mundo del fútbol, y aun creo que muchos no se han recuperado de ese varapalo, ya que le afectaron en todos los aspectos, aunque por mucho que queramos, Puerta no va a volver, aunque no se ha ido del recuerdo de todos, y sino mirar a Sergio Ramos en la celebración de la Eurocopa donde mostraba una camiseta con la cara de su amigo y compañero.Por otro lado Completamente destrozado, José María del Nido atendió a los periodistas a la entrada del hotel de Atenas: “La zurda de diamante nos ha abandonado. Sin lugar a dudas, hoy es uno de los días más tristes del Sevilla. La zurda de diamante que el 27 de abril de 2006 nos cambió la vida, nos ha abandonado”. El presidente del Sevilla, con la voz entrecortada, acababa de conocer que el corazón de Antonio Puerta había dejado de latir en el hospital de Sevilla donde permaneció ingresado desde que 72 horas antes el futbolista cayera fulminado en el transcurso de un partido de liga en el Sánchez Pizjuán ante el Getafe.Ese 27 de abril –además, jueves de feria– al que se refería Del Nido, un impresionante zurdazo de Puerta en la prórroga ante el Schalke 04 dio el pase a la final de la Copa de la UEFA a un Sevilla que iba a empezar a escribir el capítulo más brillante de su historia, con cinco títulos casi consecutivos. 44 años después, el Sevilla se plantaba en una final, que fue el inicio de un gran ‘botín’: dos Copas de la UEFA, una Copa del Rey, una Supercopa de Europa y una Supercopa de España.En este repoker de títulos Puerta tuvo mucho que ver. “Antonio, será mejor que te vayas cedido porque en este Sevilla vas a jugar bastante poco”. Se lo dijo un técnico del club cuando apenas tenía hueco en el primer equipo –jugaba en el filial de Manolo Jiménez–, pero su clase y tenacidad fueron convenciendo primero a Joaquín Caparrós y después a Juande Ramos, hasta el punto que Puerta pasó a ser dueño absoluto de la banda izquierda –ya fuera de lateral como de interior– y grandes clubs europeos le lanzaron ofertas.Pero volvamos a Atenas ese fatídico 28 de agosto de 2007, donde el Sevilla se preparaba para afrontar la eliminatoria previa de la Liga de Campeones, competición a la que Puerta tanto había contribuído a alcanzar. El encuentro fue aplazado y la expedición sevillista, que ya había viajado a Grecia sabiendo el grave estado en que se encontraba su compañero –empeoraba desde que cayó fulminado el sábado anterior–, regresó de inmediato a Sevilla.La capital hispalense, y por extensión todo el mundo del fútbol, quedó conmocionada. Miles de seguidores se agolparon en la puerta 16 -el dorsal del jugador– del Sánchez Pizjuán, donde apenas cabían las flores y los recuerdos. Cientos de aficionados del ‘eterno rival’, el Betis, se acercaron para compartir el dolor con los sevillistas. La repentina muerte de Puerta obró el milagro y en la capilla ardiente del jugador se produjo un histórico abrazo entre José María del Nido y Manuel Ruiz de Lopera. No menos destacado fue el abrazo del técnico del Sevilla, Juande Ramos, con el capitán del Betis, Juanito. Al funeral, además de representantes de todo el mundo del fútbol, acudió la totalidad de plantilla, cuerpo técnico y dirigentes béticos.Nacido el 26 de noviembre de 1984 y criado en el barrio de Nervión, Puerta se formó en las categorías inferiores y debutó en el primer equipo del Sevilla de la mano de Caparrós el 21 de marzo de 2004. Medalla de oro en los Juegos del Mediterráneo de Almería’2005, fue asiduo de la selección española sub’21 y debutó con la absoluta en octubre de 2006 ante Suecia. Se fue cuando estaba a punto de ser padre de Aitor, que hace pocos días recibió, en brazos de su madre, el carnet de socio del club.