viernes, 13 de febrero de 2009

Luis Miguel recarga energías en Los Cabos




Previo a sus presentaciones en el Auditorio Telmex, en Zapopan Jalisco, y pocos días después de haber sido galardonado con la Dalia de Plata, por sus primeros 180 conciertos en el Auditorio Nacional, Luis Miguel hizo una “escala” en las bellas playas de Los Cabos, en Baja California Sur.

Se hospedó en el exclusivo One and Only Palmilla, hotel que ha elegido ya en varias ocasiones para descansar y en donde bautizó a su hijo Miguel en julio de 2007.Se le vio muy relajado y pensativo en un camastro, vestido impecable como es usual en él, pantalones beige de lino, camisa blanca de manga corta y sombrero blanco.Acompañándolo estaban algunos amigos y su hermano Alejandro Basteri quien disfrutó de la alberca privada hasta que se dio cuenta de que nuestra lente lo captaba y decidió salirse del agua, y Micky se resguardó dentro de la lujosa villa en donde se estaba hospedando, que es de las más nuevas del lugar.
Cada villa cuenta entre otras comodidades, con un mayordomo las 24 horas, menú para seleccionar el tipo de almohada, telescopio para ver las ballenas y el hermoso espectáculo que son las noches estrelladas que cubren el Mar de Cortés. Los acompañaba un solo guardaespaldas, vestido completamente de negro, pero eso sí, de traje y corbata, quien prefería vigilar desde la sombrita, ya que el día estaba muy soleado.Esta vez el plan fue tranquilo, no como otras veces que se le ha visto de fiesta y departiendo en los diferentes restaurantes y bares de Los Cabos, y es que al Sol le restan aún 17 conciertos más de su gira Cómplices 2009: tres en Jalisco, cuatro en Monterrey y diez en el Distrito Federal.Se espera que en las próximas horas se despida de la playa para volar a Guadalajara, en donde esta noche se presentará en punto de las 9.