miércoles, 18 de febrero de 2009

Roberto Palazuelos clausuran su hotel en Tulúm


Debido a la carencia de permisos en materia forestal, la Procuraduría General de Protección al Medio Ambiente (Profepa) clausuró total y definitivamente cuatro hoteles ubicados en el Parque Nacional Tulum (PNT); entre los cuales se encuentra Diamante K, propiedad del actor Roberto Palazuelos.El anuncio fue hecho este viernes en Cancún por el director de Inspección y Vigilancia Forestal, Ignacio Millán Tovar y el delegado de la dependencia en Quintana Roo, Luis Jorge Morales Arjona, quienes explicaron que una vez agotados los tiempos de ley, se procedió a imponer las clausuras, que incluirán sanciones que alcanzan un promedio de dos millones de pesos."Desde julio de 2008 iniciamos actuaciones en el Parque Nacional en materia forestal en ocho hoteles y con estas clausuras estamos concluyendo la parte administrativa, luego de agotados los tiempos legales en que los propietarios tuvieron tiempo de presentar las pruebas y alegatos correspondientes", indico Millán Tovar.El anuncio fue hecho este viernes en Cancún por el director de Inspección y Vigilancia Forestal, Ignacio Millán Tovar y el delegado de la dependencia en Quintana Roo, Luis Jorge Morales Arjona, quienes explicaron que una vez agotados los tiempos de ley, se procedió a imponer las clausuras, que incluirán sanciones que alcanzan un promedio de dos millones de pesos."Desde julio de 2008 iniciamos actuaciones en el Parque Nacional en materia forestal en ocho hoteles y con estas clausuras estamos concluyendo la parte administrativa, luego de agotados los tiempos legales en que los propietarios tuvieron tiempo de presentar las pruebas y alegatos correspondientes", indico Millán Tovar.Sin embargo, mencionó que los desarrolladores aún tiene una instancia administrativa de apelación, que es un recurso de revisión ante la misma Profepa.El Parque Nacional Tulum es un polígono de 664 hectáreas costeras ubicado en el municipio de Tulum al sur de Cancún y a 45 minutos de Playa del Carmen en la Riviera Maya. En tiempos del entonces presidente José López Portillo fue declarado como área natural protegida y el decreto que le dio vida es de carácter expropiatorio, lo que implica que la federación expropió los terrenos ahí ubicados a particulares, y que en la zona solo se permitan actividades, más no la construcción de proyectos turísticos.