jueves, 17 de septiembre de 2009

COLUMNA (ANGEL) DE LA INDEPENDENCIA





























El Monumento a la Independencia, también conocido popularmente como El Ángel, El Ángel de la Independencia, o bien la Columna de la Independencia, es un monumento histórico que se encuentra en la Ciudad de México sobre el cruce de Paseo de la Reforma y la calle de Florencia. Parece a la columna de la victoria en Berlín, Alemania.
El Monumento a la Independencia de México fue propuesto por el Presidente de México
Porfirio Díaz, para conmemorar el primer centenario de vida independiente del país. Originalmente, se pensaba construirlo en el centro de la Plaza de la Constitución, y finalmente fue instalado en el Paseo de la Reforma en la Ciudad de México. El concurso para el diseño se convocó en 1877.
La figura principal del monumento es la estatua del Ángel que en realidad no es un ángel sino, según algunos la representación de
Niké, la diosa griega alada de la victoria, y según otros, no es esta diosa, sino simplemente la representación alegórica de la victoria alada. Lleva en la mano una corona de laurel en actitud de colocarla, regalo ofrecido a los vencedores, y en la otra una cadena con eslabones rotos representando la ruptura del dominio español. Es de bronce con recubrimiento de oro, mide 6.7 metros de altura y pesa 7 toneladas ( a esto hay que sumarle los 36 metros de la columna).

La primera piedra de este reconocido monumento, fue colocada el 2 de enero de 1902 por el Presidente de México:Porfirio Díaz. Se concluyó en 1910, y fue inaugurado el 16 de septiembre de ese mismo año para la conmemoración del centenario de la Independencia de México.

La dirección del proyecto estuvo a cargo del Arquitecto Antonio Rivas Mercado. El ingeniero Roberto Gayol fue el encargado de dirigir y realizar esta obra. Las esculturas fueron realizadas por el italiano Enrique Alciati. Creada sobre una columna central, con un conjunto escultórico en la base con estatuas en los cuatro puntos cardinales, que representan en figuras femeninas a la Ley, la Paz, la Justicia y la Guerra. Estas esculturas, junto con el Ángel, fueron labradas en yeso en México, y vaciadas en bronce en Florencia, Italia; usando la técnica de la cera perdida.
En el segundo nivel, hay otro conjunto con las estatuas de mármol de
Vicente Guerrero, José María Morelos, Francisco Javier Mina, Nicolás Bravo y al centro Miguel Hidalgo y Costilla. Esta base contiene además las esculturas de dichos insurgentes, así como una bien lograda escultura de un león guiado por un niño que representa el dominio de la verdad y la inteligencia sobre la fuerza.

La difícil cimentación de esta obra que requirió del hincado de 5.000 pilotes de madera y algunos de concreto a fin de encontrar un estrato compacto de suelo granular hasta 25 metros de profundidad, estuvo a cargo de un grupo de técnicos mexicanos encabezados por los ingenieros Gonzalo Garita y Miguel Gorozpe. De hecho la cimentación original estuvo formada por una plataforma de tres capas de viguetas de acero superpuestas y después recubiertas con concreto, la cual se terminó a fines de 1901.
La primera piedra de la construcción de esta obra se puso una vez terminada la cimentación el día 2 de enero de 1902, hace ya más de 100 años, y la ceremonia fue encabezada por
Porfirio Díaz, quién colocó dentro de ella un cofre dorado con el acta y una serie de monedas de cuño corriente de la época.

La obra continuó por varios años terminándose la base, el zócalo y el pedestal para enero de 1906, sin embargo una vez iniciada la construcción de la columna en sí y cuando ya se habían colocado más de 2.400 piedras de cantera en total, el gran peso no fue soportado por la cimentación original y la columna empezó a perder la verticalidad por el hundimiento del cimiento.

Detalle de la escultura.
Fue entonces cuando el grupo de ingenieros arriba mencionado decidió demoler todo lo construido hasta esa fecha y procedió a diseñar una nueva cimentación formada por un tupido entramado de pilotes de punta, que fueron hincados mediante un
martinete de vapor que enterraba los pilotes de madera con un émbolo de una tonelada de peso. Este artefacto producía el clásico golpeteo de aquella época y que persistió hasta los años 50 del siglo pasado y que consistía en el golpe seco del martinete seguido por la expulsión de vapor liberado. Este ruido persistente y monótono tenía que ser soportado día y noche por los vecinos de la zona.
El monumento terminado fue inaugurado por Porfirio Díaz el 16 de septiembre de 1910, con motivo del Centenario de la
Independencia de México.
La excelente cimentación del Ángel, aunado al continuo hundimiento de la ciudad, han hecho que el monumento, que originalmente se encontraba a ras de suelo, ahora se encuentre por encima de la Ciudad. Para compensar esta diferencia, a lo largo de la historia del monumento, a su alrededor se han tenido que añadir 17 escalones, un promedio de un escalón cada cinco años y medio.
En el año
2006 se le realizaron trabajos de limpieza y remodelación, por ello, en el mundial de Alemania 2006, la gente de la afición de México (o el tri como se conoce popularmente en México) no pudo celebrar lo sucedidó en aquel tiempo .
Este monumento histórico de la ciudad de México también ha sido testigo de los plantones que se han hecho durante el año del 2006.
Cabe recordar que en varias ocasiones ha sido remodelada, y más aún, cuando en
1957, un terremoto azotó a la Ciudad de México y el Angel cayó por completo de su columna.

Héroes sepultados en el monumento [editar]
En
1925 los restos de los héroes de la Independencia de México fueron sepultados en el subterráneo de la Columna, donde se encuentran hasta hoy. Los personajes sepultados son:
Miguel Hidalgo y Costilla, Padre de la Patria
Ignacio Allende
Juan Aldama
Mariano Jiménez
Mariano Matamoros
Vicente Guerrero
Francisco Javier Mina
Andrés Quintana Roo
Leona Vicario
Nicolás Bravo
Guadalupe Victoria
José María Morelos
La única mujer sepultada en la Columna es Leona Vicario, debido a que la otra gran heroína de la independencia,
Josefa Ortiz de Domínguez La Corregidora de Querétaro se encuentra sepultada en esta última ciudad