miércoles, 16 de septiembre de 2009

DESFILE DEL 16 DE SEPTIEMBRE
















































































































































































































































































































Cada 16 de septiembre marchan marcialmente

Cada 16 de septiembre la familia y los amigos se reúnen para ver el majestuoso y siempre bello y marcial desfile militar que se realiza en las principales calles y avenidas de todos los Estados de la República Mexicana.
Banderas, puestos de comida, gorritos, espanta-suegras, cornetas, serpentinas y confeti ayudan a dar a este evento colorido y alegría.
Pero... recordemos un poco. Los festejos por las fiestas patrias, fueron propuestos por Morelos en 1813, en su documento de los Sentimientos de la Nación, pero se empezaron a conmemorar el 16 de septiembre de 1825, gracias a Guadalupe Victoria.Y aunque no se sabe bien en qué fecha empezaron los desfiles militares, se cree que fue alrededor se 1894 bajo el gobierno de Porfirio Díaz.
Después, durante el centenario de la Independencia de México, es decir en 1910, Porfirio Díaz, organizó la fiesta cívica más grande y suntuosa que quizá se haya visto en México y por supuesto en ella se realizó un enorme desfile que concentró grupos indígenas, militares y tropas extranjeras. Durante las fiestas, a las que fueron invitados cientos de personajes de todo el mundo, de la política y la alta sociedad mexicana, fue inaugurada la hermosa Columna del Ángel de la Independencia en la que ahora se encuentran los restos de algunos caudillos de la Independencia de México: Miguel Hidalgo y Costilla, José María Morelos y Pavón, Ignacio Allende, Vicente Guerrero, Juan Aldama, Nicolás Bravo, Mariano Matamoros, José Mariano Jiménez, Leona Vicario, Guadalupe Victoria y Andrés Quintana Roo.
Actualmente, el desfile se lleva a cabo durante la mañana del 16 de septiembre. Empieza cuando el presidente de la República o los gobernadores de los Estados, salen al balcón de los edificios de gobierno con sus familias y algunos miembros del gabinete, entre los que no puede falta el Secretario de Defensa, saluda a la bandera y se entona el Himno Nacional Mexicano.
En el desfile participan contingentes de las fuerzas armadas de México, la marina, la aviación, el Heroico Colegio Militar, diversas escuelas militarizadas, los cuerpos de socorro como la Cruz Roja y los bomberos, soldados y los charros, en memoria de su participación en diferentes luchas en territorio mexicano.
Unos desfilan a pie, otros en los vehículos de guerra que tiene el país y otros a caballo, pero ninguno de los que participan pierde el ritmo y todos siguen el compás siempre marcial de las imponentes bandas de guerra cuyos tambores marcan el ritmo a seguir.
El desfile nos recuerda que en México contamos con un gran ejército dispuesto a luchar siempre para impedir que cualquier nación quiera apoderarse de su recursos, pero sobre todo para conservar la libertad, soberanía y paz en el territorio nacional.
Al terminar, un soldado previamente elegido, informa al presidente sobre el número de personas, vehículos y contingentes que participaron en el desfile y posteriormente los asistentes aprovechan para gozar de los deliciosos platillos mexicanos, que sobre todo en esas fechas, se preparan con todo detalle.