miércoles, 22 de julio de 2009

Diego Luna madruga para jugar con su hijo


Parece que la paternidad puede ablandar hasta al más “rudo” de los hombres y es que aunque Diego Luna siempre se ha caracterizado por no hablar de su vida privada, parece que es tanta su dicha como papá que no logra dejar de hablar de su pequeño Jerónimo, quien en agosto llegará a su primer año de vida.El actor de “Rudo y Cursi” compartió en el artículo “Diego Luna está caliente!”, de la más reciente edición de la revista Bust, que su vida a cambiado tanto con la llegada de su primogénito puesto que antes se levantaba después de medio día, pero ahora, se despierta a las cinco de la mañana para poder disfrutar de su bebé y jugar con él.“Me encanta levantarme temprano por las mañanas. Es lo más bonito del mundo. Las mañanas nunca han sido tan hermosas para mí. Yo solía odiarlas, tenía que llevar siempre las gafas de sol puestas. No funcionaba antes de las once o las doce de la mañana, nunca. Ahora a las cinco de la madrugada ya estoy jugando con el pequeño y cambiando pañales. Te conviertes en alguien distinto, en un hombre diferente”, aseguró Diego.Por si eso fuera poco, eso no fue lo único que ha cambiado en la vida del Charolastra puesto que el amor que sentía por su esposa, Camila Sodi, con quien se casó el 5 de febrero de 2008, ha crecido y se siente mucho más enamorado de ella al ver lo buena mamá que es. “Tengo que decir que me enamoré todavía más de ella cuando vi lo buena madre que es. Cuando vas y ves por lo que pasa una mujer al dar a luz, te quedas de lo más sorprendido”, comentó.Por lo pronto, aunque procura estar todo el tiempo con su familia, Diego no deja de lado su trabajo y tiene varios proyectos en puerta, entre los que se encuentran dos cintas para el 2010, In the Playground y Horse.