lunes, 13 de julio de 2009

Zidane, el último rey mago




Zinedine Zidane sigue siendo un mago. Esta vez no hechiza con sus pases precisos, sus gambetas, ni con sus pases matemáticos.
Esta vez hechiza con su carisma, porque habla de los "grandes" como si él estuviera exento de subirse al podio de los inmortales. El parece ignorar su grandeza, o al menos, finge bien que lo ignora. Habla de aprender, cuando él es referencia de que el futbol puede llegar a ser un arte.
El francés colocó sus huellas junto a David Beckham en una cancha deportiva ubicada en la ciudad de El Segundo, curiosamente, enfrente del centro de entrenamiento de los Lakers de Los Angeles.
"Me gusta mucho la NBA. Ojalá que el futbol de los Estados Unidos siga creciendo y un día tenga el peso que tienen por ejemplo el baloncesto. Yo soy fan de los Lakers, de Kobe Bryant, de Lebron James y de Tony Parker", sostiene.
Zizou ha dejado las canchas de juego por decisión propia, pese a las múltiples ofertas que recibió para replantear su permanencia en los terrenos de juego. Su última postal mundialista incluye dos polos opuestos: un sombrerito al especialista de la materia, Ronaldo, en los cuartos de final, y luego un cabezazo al pecho del italiano Marco Materazzi, que le costó la expulsión en la final del campeonato celebrada en Berlín.
Pero todo eso es historia, curiosamente, esa de la que él habla poco, pero representa mucho.
El francés campeón del mundo en 1998 no evade ninguna pregunta: se incorporará como asesor deportivo al proyecto de los "galácticos"del Real Madrid para "seguir aprendiendo de los que saben", no abre una disyuntiva sobre si Lionel Messi está por encima de Cristiano Ronaldo y sobre todo, cree que en un futuro se arrepentirá de no haber fichado por Chivas USA, cuando la MLS le hizo diversas ofertas en 2007.

"El campo siempre me va a hacer falta, es donde conseguí muchas cosas. Cuando llega cierta edad se debe aceptar que es así. Ahora que disfruto aquí, es de otra manera", confesaba, al concluir un partido de futbol en el que se mezcló junto a Beckham con distintas academias infanto -juveniles para jugar un interescuadras.
El presente no deja de sonreírle a Zidane. El presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, abre otro capítulo para un equipo "galáctico", ahora con Zizou en la gerencia deportiva. El récord de su transacción (unos 80 millones de dólares) ya fue pulverizado por la llegada de Cristiano Ronaldo.
"Ahora me voy a incorporar al Real Madrid para aprender de los que saben. Mi función fue dentro del campo y ahora tendré que hacer otras cosas", resume.
¿Si fueras el presidente del Real Madrid y te pusieran en dos carpetas a Cristiano Ronaldo y Messi.. ¿por quién te decidirías?
"Por los dos".
¿Y si solo te dan una opción?
"Es difícil, los dos son grandes jugadores y los dos me gustan".
¿Podrías ayudar a que Franck Ribery [su heredero en el mediocampo de Francia] llegue finalmente al Real Madrid?
"Vamos a ver, lo más importante es que el equipo funcione y luego ya veremos. Debemos ver si puede llegar Ribery o sino ya veremos".
PUDO SER CHIVA
En 2007 la MLS había planificado construir una etapa "galáctica" casi a la imagen y semejanza del Real Madrid de principios de siglo.
La meta: albergar a por lo menos cuatro o cinco figuras mediáticas encabezadas por Beckham. Zinedine Zidane era la otra gran alternativa, y aunque las ofertas fueron muchas, también, el francés decidió quedarse en el retiro. Sin embargo, es una decisión que en este momento todavía lamenta.

"Fue así, me han buscado y bueno a lo mejor podía haber aceptado. Pero tuve un año difícil. Quizá en unos diez años más me voy a arrepentir. Yo creo que pude llegar a algo, pero las cosas no se pueden cambiar. De haberlo hecho, hubiera jugado con Chivas USA", sentencia